Los andaluces que arruinan Andalucía

Hace unas semanas, al acabar mi contrato en el supermercado, bajé a Sevilla a pasar unos días con mis amigos. En estos tiempos que corren el trabajo es, siempre, tema de conversación de primer orden. Antes, en el camino, un chico (emigrado a Cataluña) me recriminó por tuiter que dijera que Madrid me había dado el trabajo que Andalucía no había podido, que estaba echando más tierra sobre nuestra tierra querida. Le respondí diciendo que también Andalucía tenía su parte de culpa. Sabéis que soy crítico con el expolio que han hecho los del norte con nuestros hogares pero en muchos casos los sureños no necesitan a nadie para echarnos de nuestro particular paraíso de sol y piedra ostionera, de levante, chicharrones y cazón en adobo.

Esos días, hablando con mis amigos, me reafirmé y decidí compartir sus historias con vosotros. Sé que historias como éstas las hay a lo largo de todas las comunidades de nuestra España, incluida Cataluña. Pero estas son las historias de las personas que han tenido la suerte -o desgracia- de poder quedarse, de mi entorno más inmediato y refleja como nada los problemas laborales de mi tierra.

Empezaré con una de las historias más positivas. Una amiga, compañera de la carrera, me contaba que estaba feliz porque después de un año trabajando sin parar había logrado doblar su sueldo. Ahora iba a cobrar 400€. La chica se sentía afortunada por trabajar en el sector que le apasiona y porque tiene la suerte de tener un buen jefe, que intenta repartir los pocos ingresos que hay para el mucho trabajo que tienen. Puede llegar a trabajar doce horas cada día, hace de todo y espera feliz el momento de llegar a los 600€ para poder independizarse y poder irse a vivir con su pareja. Que alguien tenga que trabajar 12 horas diarias por 400€ y sentirse una afortunada es el primer ejemplo del nuevo concepto de éxito en mi provincia natal. Que trabajes 12 horas diarias y sigas dependiendo de tus padres es el ejemplo más claro de que las cosas no están funcionando. Ella, al contrario que los demás, tiene la suerte de tener un jefe decente. Pero pasemos al siguiente caso de la mano de otra chica.

Esta chica entró de becaria -sin cobrar- en una empresa mientras aún cursaba la carrera y tuvo la suerte de poder ir encadenando diferentes contratos de formación. Mientras ella iba volviéndose más y más indispensable -es una absoluta máquina en lo suyo- su jefa, aduciendo problemas económicos de la empresa, iba despidiendo a todos los que llevaban más años en la misma y, por tanto, mantenían un sueldo más elevado. Mi amiga ha llegado a lo más alto del organigrama de la empresa -solo queda una chica con más antigüedad que ella- cobrando el sueldo mínimo. Su jefa cobra 5000€ cada mes y pasa más de 12000€ en muebles para su casa y sus bolsos de Carolina Herrera por cuenta de la empresa. De hecho, incluso ha pedido a los empleados que les pasen sus tickets del Mercadona para ver si así puede reducir el IRPF. Mi amiga tiene que contratar a freelances externos para algunas tareas y su jefa paga cada vez precios más irrisorios por su trabajo, tanto que a mi amiga le da hasta vergüenza. El beneficio que le saca a estos trabajos es espectacular. Sin embargo mi amiga sigue con el mínimo y su jefa llevándose a la saca casi un millón de las antiguas pesetas. El sector en el que trabaja mi amiga es bastante pequeño y esa empresa es la única opción que tiene para quedarse en Andalucía. Sino, como a los demás, solo le queda la emigración.  

Otro amigo, tras más de cinco años trabajando en un supermercado, ha decidido dejar su trabajo y emigrar. Cobraba un sueldo decente, pero también trabajaba doce horas y solo libraba los domingos. Por supuesto, solo estaba asegurado a media jornada. Se encargaba absolutamente de todo. Hacía pedidos, los recogía, se encargaba de la frutería, de la charcutería, de la carnicería, entre otras muchas cosas. Hubo un ERTE en su empresa y le dijeron que no le iba a afectar en nada. Sin embargo, cuando decidió irse se enteró que en lugar de los dos años de paro que le correspondían, solo podía optar a 12 meses. Me contaba mi amigo que lo que le daba más coraje era la condescendencia con la que le trató su antiguo jefe. Para él, había recogío a mi amigo y le había dado un trabajo y un futuro. Que mi amigo se encargara de todo mientras el jefe se dedicaba a ganar el dinero y gastárselo en todo tipo de lujos inimaginables, no contaba en absoluto. Que estuviera asegurado por un tercio de las horas que trabajaba, tampoco. Mi amigo ya ha comenzado su nuevo proceso de búsqueda fuera de nuestra tierra y le deseo que, al menos, encuentre un trabajo en el que cotice las horas que trabaja.

Acabaré con la historia de otro amigo que en pocos días emigrará a Italia. Cocinero, encontró un trabajo en restaurante ubicado cerca de una céntrica plaza de la capital hispalense. Aunque al principio todo parecía muy bonito, pronto las cosas demostraron no serlo tanto. Su contrato no llegó hasta una inspección de Trabajo. Cobraba semanalmente y en efectivo y pronto descubrió que su restaurante era en realidad una excusa para blanquear dinero. Cuando tuvo oportunidad se marchó a otro restaurante, familiar, que había abierto hacía poco y que estaba teniendo mucho éxito. El restaurante seguía llenándose pero los dueños le decían que no tenían dinero para pagarle. Al final, tuvo que dejarlo y aún no ha cobrado los meses que le deben. Por supuesto, los dueños se compraban todo tipo de lujos mientras afirmaban no poder pagarle su sueldo ni hacer frente a los gastos.

Estos, entre otros, son los andaluces que arruinan Andalucía (y no me refiero a mis amigos). Estos son los que hacen que yo y mis amigos tengamos que emigrar. Estos son los empresarios que quieren abaratar el despido y subirse sus sueldos, aumentar sus beneficios a costa de la miseria de sus semejantes. Esta Andalucía -que también existe en Madrid o en las Castillas- es la que se merece mi desprecio. Esta Andalucía, este Madrid, estas Castillas es la que tiene que cambiar.

Ojalá llegue el día en el que los señalemos por la calle, en los que hagamos que se avergüencen por ser los que hacen que mi tierra esté a la cola de la UE y lidere las listas de paro y pobreza. Ojalá la gente que puede ayudar quisiera. Ojalá la gente que explota dejara de hacerlo.

Mientras, busco un jefe decente que me proporcione un #curroparaPablo. Como contrapartida prometo ser también un asalariado igualmente decente.

45 thoughts on “Los andaluces que arruinan Andalucía

      • Convendría, y a la vista está. Como buen periodista he realizado una pequeña investigación en la red y he encontrado cosas como “e entrado”, “casuañidad”, “asi”, “informacion”, etc. En fin Juanma, que siempre salta un cojo.

        P.D: Cuida las tildes 😉

      • Juanma, que ese sea el único comentario que tengas ante semajante panorama que nos coloca el “Bloguer” me parece irrespetuoso de tu parte.

        Te pudeo sugerir que para evitar cacofonía puedes alterar la palabra “vendría” por “vendrá” u otras expresiones como “te irá mejor para…” y así puedes usar el “Convendría” de inicio. Buen artículo chaval, y buena suerte en tu búsqueda de empleo.

        Gracias

  • Buenas Pablo,
    Yo también soy andaluz. Joven (29) y universitario (teleco). Y afortunado (porque no conozco el paro aún).
    Personalmente, al igual que tú, lamento mucho lo que hacen ciertos “empresaurios” con nuestro tejido productivo. SIn embargo, este post-denuncia está plagado de ejemplos inconcretos, de esos que nos gusta exagerar en nuestras charlas coloquiales. Y eso no me parece periodísticamente riguroso.
    Sinceramente, me gustaría que completaras más datos concretos, si bien no con nombres propios, si con los nombres comerciales de esas empresas.
    Dices que ojalá “llegue el día en que les señalemos por la calle” pero es que en este medio también se puede señalar y estás desaprovechando la oportunidad.
    Y no está el panorama para dejar escapar oportunidades, ¿no?.
    Un saludo,
    Pedro.

    • Buenas Pedro,

      Me congratula ver que no estamos todos igual y que hay gente que puede tener un buen trabajo. En realidad, no pretendía hacer un post-denuncia. De hecho, tuve la idea apuntada en una nota en mi teléfono durante casi un mes, sin tener claro como iba a acabar enfocándolo. La verdad es que el éxito del post me ha pillado un poco desprevenido (llevo en tres días en esta entrada más visitas que en toda la -breve- historia de este blog). Normalmente solo mis contactos leen mis entradas y la mayor parte saben los nombres de estas empresas. De todas formas, lo he escrito intentando que mis amigos no puedan verse perjudicados por la misma. Nadie quiere contratar a alguien que critica a sus antiguos jefes -haya motivos o no- y tampoco quiero poner en peligro a los que trabajan en malas condiciones pero dependen de ese trabajo, en uno de los casos no solo ella sino también su familia. Quería denunciar una situación generalizada ejemplificándolo con los casos que tengo más cercanos pero no trataba de denunciar esos casos concretos, especialmente porque no me corresponde a mí. Si ellos me dieran permiso lo haría encantado, pero como no lo han hecho no voy a traicionar su confianza.
      Gracias por tu comentario y siento no poder dar más datos.
      Un saludo,
      Pablo

      • Creo sinceramente que el problema está en la política y no en el empresario.
        Primero habría que salir a la calle y pedir explicaciones acerca del fraude en formación, facturas falsas y ERES falsos.

        • Personalmente creo que son las dos caras de la misma moneda. Los comportamientos que ilustro arriba no tienen nada que ver con la política y son igualmente deleznables que el robo a la Hacienda pública al que los políticos nos tienen acostumbrados. Gracias por pasarte y dejar tu opinión. Un saludo!

  • No soy periodista, ni escribo con regularidad, así que no voy a opinar sobre el estilo, los recursos utilizados, ni sobre las fuentes. Solo puedo dedir que el fondo me gusta y es comprensible para la inmensa mayoría, así que el objetivo de la comunicación lo cumples con creces. No obstante, quiero darte mi opinión sobre un detalle referente a las conclusiones.

    No busques un jefe o jefa decentes. Mi experiencia, así como la de muchísimas otras personas, me han demostrado que el ejemplo de empresario que “se hace a si mismo” es una excepción a la norma. La economía actual es mucho más sencilla de lo que nos hacen pensar, la dinámica es dialéctica: si el trabajador gana más, el empresario gana menos y viceversa.

    A medida que una empresa crece la presión sobre sus trabajadores aumenta, porque entra en una dinámica competitiva (en contradicción con los beneficios de otras empresas), que únicamente puede resolverse aumentando los beneficios, por la vía del incremento de las ventas, o por la vía de la presión salarial (lo habitual es que recurra a ambas medidas). Y al mismo tiempo el modo de vida, las espectativas sociales del empresario y sus círculos de relación, sus condiciones subjetivas en definitiva, le obligan a asumir dichas dinámicas, porque es el único modo de prosperar y mantener su prosperidad en un sistema que se ha construído sobre la base del beneficio y no de la solidaridad.

    Mira al de al lado, al que trabaja para ganarse la vida, busca ahí a tu compañero de viaje, los puntos que tenéis en común, nunca lo traiciones y permaneced unidos pase lo que pase. No se trata de buenos o malos, solo de supervivencia. Es mi opinión.

    Perdona si el comentario ha resultado tedioso. Un saludo y mis más sinceras felicitaciones.

    PD: No tengas en cuenta las faltas de ortografía.

    • Hola Rafael,

      Gracias por tu comentario. Si bien es cierto que, en rasgos generales, no podemos escapar de la vorágine del capitalismo psicópata, hay casos conocidos por todos tipo Google y otras empresas del estilo (tengo algún amigo trabajando aquí en Madrid en empresas patrias del mismo rollo) que demuestran que el empleado que es bien tratado recompensa a sus jefes con mayor productividad que el que está, simplemente, explotado. Por supuesto, son casos aislados y lo normal es lo que dices. Tu consejo me parece muy bueno y es lo que intento llevar a cabo cuando trabajo.

      Un saludo y gracias de nuevo 🙂

  • Joder, macho. Te estaba leyendo y en vez de Andalucía estaba viendo mi tierra, Valencia. Aquí lo mismo pero además con ínfulas de no se sabe muy bien qué.

    • Ya, por eso decía que es algo común en toda España, que luego los andaluces somos los subdesarrollados, pero claro son los casos que conozco más de cerca. Es una vergüenza absoluta.

      Gracias por pasarte y dejarme el comentario! 🙂

  • Te felicito por tu post. Cuentas una realidad muy verídica, aquí el concepto de terrateniente urbano aún esta muy de moda, con su banderita de españa al pecho, su abono en la maestranza y su sitio de privilegio en carrera oficial en semana santa, pero que luego hace todo lo posible por no pagar un duro en impuestos, se creerán “elegidos” entre todos los mortales. Y ojo que yo me siento español y sobretodo andaluz.

    Además de lo que describes, creo que uno de los grandes problemas también es que los jóvenes esperamos mucho de los de arriba, demasiado, hacemos la carrera pensando en que alguna empresa nos va a contratar, más que en mejorar nuestras competencias por amor propio. En Internet en dos días tragándote vídeos de youtube puedes aprender a construir una tienda online con Prestashop, por poner un ejemplo.

    Con esto me refiero a que pecamos mucho de no intentar aprender por nosotros mismos y de ganarnos la vida como freelance mientras vamos buscando cosas mejores. Las empresas cada vez más van a subcontratar servicios, para ahorrarse costes de personal y no solo aquí, pasa en toda Europa, las startups están a la orden del día y muchas veces esas opciones nos aterran porque no nos dan una “seguridad”.

    Creo que la crisis, aunque hemos pagado justos por pecadores, nos va a venir bien en ciertos aspectos, para demostrarnos a nosotros mismos hasta donde podemos llegar. Me acuerdo aún de la época en la que todo el mundo quería ser funcionario… que tiempos aquellos, y vaya torta nos ha dado la realidad.

    Yo con 25 años mi meta es ser empresario algún día, no tengo dinero así que minimizo los costes y voy autoaprendiendo y trabajando cuando encuentro algo que me sirva de aprendizaje para el futuro. Y no seré ese empresario que describes, porque los hay muy buenos y cuyas metas son cambiar el mundo a mejor, y si, hablo de los autónomos, héroes sin bandera que son los que soportan el poco empleo que queda, y muchos de ellos tienen a sus empleados como lo primero, algunos sin llevarse un duro al bolsillo, y sin apenas dormir.

  • Al final no se trata tanto de en el lugar en el que te has criado, sino de las prácticas que lleves a cabo en tu vida diaria…. vamos… que capitalismo es capitalismo en cualquier parte! Buen artículo!

  • Precioso y real comentario, de todas maneras sea Andalucía o cualquier sitio de España, en todos los sitios la cosa está muy mal…y ellos , los “” empresaurios “”
    ( como los llama Pedro, que por cierto me ha hecho sonreír y me los he imaginado así de grandes ) se están aprovechando de la situación y realmente no se dan cuenta que a la larga serán los más perjudicados , porque no tendrán más remedio que ir cerrando por falta de personal como de activos.

    • Yo soy empresario desde hace 3 años, pero inicié mi emprendimiento hace 6 años. En ningún momento ningún político ni banco me han ayudado a subvencionar mi empresa, ni siquiera con un préstamo a cuenta de la vivienda. Cuando intentas salir al mercado, te encuentras con un mar de pirañas, tiburones y piratas de todo tipo. Las estafas están a la orden del día y si quieres vender, debes ofrecer tu producto siempre más barato que el asiático de turno que compra en África para vender en España.

      Hay empresarios, como yo, que después de 6 años acaban de realizar sus primeras facturaciones. Siempre empiezas tu negocio con ilusión por crear empleo, por crear beneficios para tu tierra, hasta que cuando menos te lo esperas un trabajador te mete una denuncia falsa alegando que no le has pagado las vacaciones (cuando sí lo has hecho), o descubres que unos cuantos de tus trabajadores escurren el bulto, haciéndote fallar a las fechas y teniendo que pagar una indemnización a tus clientes que se lleva todo el beneficio y te deja en números rojos.

      No tienes paro, pagas 260 euros mensuales y un 30% de lo poco que ganes, no importa si son 10.000 que 100 euros al mes, se los lleva el gobierno.

      Sí, la culpa la tendremos los malditos empresarios, esa especie de parásitos que sólo tienen ansias de ganar dinero, y cuanto más sea, mejor. Y si es pisoteando los derechos de los trabajadores, mucho mejor. ¿Qué os habéis creído los que tan libremente señaláis con el dedo a los empresarios? ¿Acaso no somos personas? Yo empecé barriendo escuelas a los 8 años y terminé a los 16, para incorporarme directamente de peón en la construcción. NO ME HAN REGALADO UNA MIERDA, hablando en plata, y sí, me he hecho empresario, porque era saltar a la palestra o morirme de hambre, todo o nada.

      Duermo 4 horas al día, me paso el día hablando con ingleses, chinos, australianos, americanos, todo por conseguir contratos, nuevas operaciones para “crear empleo”, un empleo que durante los primeros 6 años no he encontrado ni para mí mismo. Me he pasado meses con la nevera vacía, reservando el dinero para gastos, autónomo y los pocos lujos que representa pagar la electricidad para comunicarme por skype con “posibles nuevos clientes”.

      Sí, hay empresarios de corbata de seda, con coches caros y un sueldo de 5 cifras, pero la vida es como el mar, hay peces pequeños y otros más grandes. No existe la suerte, uno se la crea, insiste y lucha, salta al ruedo para caer una y otra vez hasta que te salten las lágrimas maldiciendo y rogando a dios por encontrar fuerzas que te levanten del suelo mientras tu mujer te da el ultimátum de tu vida.

      No es sencillo ser empresario, al igual que tampoco lo es ser trabajador.

      • Pues si no correspondes al perfil no te des por aludido. Yo también conozco empresarios honrados que hacen lo posible por salir adelante, aunque me dicen que parece que la única forma que da el sistema de subsistir es ser unos hijos de puta. El jefe de mi amiga que cuento arriba -la que ahora va a cobrar 400€- es otro ejemplo de un buen jefe al que las circunstancias no le permiten tener a sus empleados como deberían -y él se queda sin cobrar muchas veces para pagarle a ellos-. Sin embargo, el resto de casos de los que hablo ejemplifican una situación común que estoy harto de ver en mi día a día en mis allegados, gente a la que le gusta trabajar y que no corresponden al perfil de tus antiguos empleados -mal has hecho las entrevistas parece-.Pero eso, que si el caso que cuentas es verdad te deseo lo mejor y que consigas reflotar tu empresa -si lo necesita- y que consigas unos empleados que trabajen como tienen que trabajar. ¡Y Feliz 2015!

  • Todo cierto. Como alguien comentaba más arriba, en Valencia
    el panorama es más bien el mismo. Y me da mucha pena.
    Yo también soy universitaria, enfermera, y sin muchas opciones a trabajar
    en España, tuve que marcharme a Inglaterra hace unos meses.
    Cuando la gente habla de España o escucho castellano por la calle, me entra la nostalgia, pero la situación es deplorable y vergonzosa.
    Mucha suerte en tu búsqueda y ánimo!

  • yo personalmente desde los 16 hasta los 22 años he estado trabajando sin cotizar y cobrando poco y de milagro … a partir de hay depende del momento pero todos mis jefes han buscado el trapicheo siempre …. el tema no es solo en andalucia es en todo lo sitios o te parecen justos los mini jobs alemanes … pero en españa es peor y en los pueblos ya ufff … los verdaderos culpables son los politicos causantes de esta crisis y encima ayudan a estos empresarios cambiando las leyes

  • Muy buen artículo Pablo. Te deseo que encuentres un buen trabajo. Por mi parte, emigré a Madrid en 2001 y hasta 2008 viví los mejores años profesionales de mi vida. Allí si que hay seriedad, habrá listos pero no tantos como en Andalucía, un trato mucho menos machista que aquí (encima las mujeres tenemos que soportar eso). Estás cargado de razón, pero los defectos que mencionas están muy arraigados en esta tierra.
    Por otra parte te digo que no está mal vivir y trabajar en otro sitio. Andalucía está muy atrasada y aunque es mi tierra de nacimiento si pudiera volvería a Madrid. Lo dicho, suerte con tu trabajo.

  • Enhorabuena por el post, por el fondo y por las formas. Es una realidad antigua que en españa casi todo es “diferente”, tan diferente que quizás seamos el único país del mundo que en quinientos años de historia despilfarró las riquezas más asombrosas y suculentas del universo para pasar a estar a la cola de todo y en cabeza del otro “todo”, desde el paro, la corrupción política y la delincuencia a las causas sociales, educación o ética y moral.
    Terminé una carrera de ingeniería mediambiental en el año 2003 y aún ando paseándome por las oficinas del antiguo INEM, ni para barrer calles me llaman, que es algo relacionado con mi carrera, con eso está dicho todo. Y, por supuesto, resido en Andalucía, la misma que en “callejeros viajeros” pasea por el mundo entero los mejores bares y tapas del mundo y el mejor ambiente juerguista de la galaxia. ¿Y sabes qué?…puienso que solo tenemos aquello que nos merecemos: la incultura no es no disponer de estudios, ni básicos ni selectivos, es más parecida a no saber juntarse ni para bailar (en nuestra tierra, ya sabeis, uno canta sentado, el otro hace las palmas, también sentado, el otro toca la guitarra con el culo en una silla…y solo uno baila)…otro gallo cantaría (y esa si sería una buena cultura) si en Andalucía imperara la solidaridad y la denuncia continuas sobre todo aquello que atente contra los más fundamentales derechos humanos, desde la salud a la educación pasando por el trabajo. Y no cejar en el empeño hasta sacar de su cueva y uno a uno a todos los corrutos de esta bendita tierra y enviarlos a la cárcel.

  • Buenas!me parece muy bien lo de tu comentario,porque la verdad que es de verguenza,mis amigas son pocas las que tienen un trabajo a jornada completa y cobrando un sueldo decente. Pero te diré,que yo he vivido en alemania,concretamente en Munich,donde el nivel de vida es carisimo. Estuve trabajando alli y cobraba 1000/11000 euros.Nunca trabajaba menos de 10h al día,12….y nunca cobraba más por supuesto.Mi alquiler era de unos 500e la habitacón.Sólo en transporte,curso de idiomas,piso,comida…se me habia ido el sueldo.y sin contar que podían pasar 10 sin descansar,y despues descansar uno solo. Todo esto me ocurrió porque era una empresa española y no alemana,en las cuales no ocurre eso.Ademas española,pero no Andaluza,sino de Madrid para arriba. Y igual que aqui un joven no se puede ir de casa con 400 e ,alli no se puede ir con 1000. Para mi no se trata de Andalucia,sino de España en general

    • Sí, es un problema nacional, hablo de Andalucía porque es la realidad que tengo delante pero sé que en el resto es igual. Igualmente me alegra que pongas en el debate el tema de las condiciones en Alemania que acostumbramos a idealizar. ¡Gracias por pasarte!

  • Me ha encantado tu artículo. Yo soy andaluza emigrada a Cataluña desde hace siete años y, por suerte, nunca me ha faltado el trabajo. Me he sentido tremendamente identificada con el caso que has expuesto de tu amiga, la que veía que mientras su jefa se forraba despidiendo a la gente de mayor antigüedad y contrataba freelances a precios irrisorios, ella seguía cobrando lo mismo. Por desgracia, yo he vivido un caso bastante similar aquí -por un momento pensaba que estabas hablando de mí- y por desgracia pasa más a menudo de lo que debería desde 2007. En el fondo las comunidades no son tan diferentes. En ninguna hay pan para tanto chorizo. No sé si volveré a mi tierra para quedarme alguna vez, pero mientras por aquí seguimos luchando por cambiar el estereotipo de vagos, maleducados y catetos. ¡Suerte en tu búsqueda de trabajo!

  • La realidad de nuestra Andalucía no pinta bien ni mucho menos. Pero la situación, para nada me parece como la pintas. Para empezar, has puesto ejemplos muy concretos que entiendo, son los más exagerados que has encontrado. En cualquier caso, me resulta todo muy peliculero, donde los empleados son buenísimos profesionales que trabajan muchas horas y ganan poquísimo o nada, y por otro lado el empleador es el malo malísimo que se forra a costa de los demás, derrochando dinero en excentricidades y sin mover un dedo…

    Yo me dedico a la asesoría fiscal, contabilidad etc, soy joven, pero ya llevo unos años en esto y por mis manos han pasado muchas empresas de todos tipos. Te digo que por mucho que lo pretendas mostrar así, la cosa esta jodida para todo el mundo por igual.

    De verdad no sabéis la bestialidad de impuestos que llega a pagar una empresa incluso dando pérdidas y créeme que el 80% de las empresas con las que he trabajado dan perdidas y lo único que hacen es luchar por sobrevivir.

    Os guste o no, estas son las que nos dan empleo y las que nos sacaran de aquí. Me puedo imaginar la solución que estas insinuando, y créeme que imponerle más obligaciones a las empresas solo empeorará la situación.

    Me temo que la situación es más complicada y jodida de lo que lo pintas y desde luego la solución es menos bonita.

    Como individuos, apretarnos el cinturón y trabajar como cabrones. Por mi parte me tocará echar muchas muchas horas para clientes que no se si me podrán pagar algún día… La situación no es bonita y viendo nuestros lideres y los posibles candidatos, esto va para largo.

    Cuando hablas de Madrid o de países extranjeros ¿Insinúas que hacen algo en contra de esos empresarios explotadores? Si les va mejor es porque tiene más negocios… Hay que cuidar a las empresas y ponérselo fácil y barato.

    Un abrazo!

    • ¡Hola Nacho!
      En absoluto son los casos más extremos, sino los más cercanos. Bajé unos días a Sevilla y esas son las historias de las únicas personas que vi que seguían trabajando (mi mejor amigo, mi excompi de piso, mi mejor amiga de la carrera…) Nada de buscar cosas extremas sino mi entorno. El resto de personas que vi o estaba en paro o había comenzado otros estudios tras la carrera o estaba preparando su inmigración. No me parece que la cosa esté jodida para todos para igual cuando alguien se puede plantar cobrando 5.000€ al mes y tener toda la plantilla al mínimo y meter los muebles de su casa a la empresa. En este caso concreto, o en el restaurante que blanqueaba dinero o en el del dueño del supermercado, la cosa no estaba jodida en absoluto para los empresarios. (Sí lo estaba para el jefe de mi amiga que había doblado su sueldo, como contaba en el post). No todos los empresarios son unos hijos de puta aprovechados, pero casualmente son la mayoría de los que conozco y los que no lo son los que tienen que terminar cerrando sus negocios. Por otra parte también digo expresamente que el resto de comunidades deben estar igual y, respecto al extranjero, imagino que también pero es una realidad que no conozco de primera mano.
      Gracias por pasarte y dejar tu opinión.

  • Hola, relato mi caso:
    Promesas: 10 euros la hora con contrato de casi la mitad de las horas trabajadas (4 de 9 al día). Haciendo unas 45 horas semanales.

    Realidad: menos de 8 euros la hora, sin contrato, horas sueltas (apenas llego a 350 euros al mes, cuando llego), teniendo que echar 2-3 horas sueltas las madrugadas.

    Vida de los jefes antes de comenzar con este negocio ruinoso, según ellos:
    Coches de lujo, hoteles de 5 estrellas, viajecitos, ropa de marca y todo mirándolo desde fuera, sin aportar nada más que dinero, que gracias a nuestro trabajo se les multiplica..
    Vida ahora de los jefes: Idem que la anterior solo que ahora se les multiplica más ya que tienen que repartir menos de la tarta con nosotros.

    Que no hay lucha de clases¿?, los cojones que no.

  • Ah y eso de que son casos extremos… ni de coña, De mis amigos y de mi novia que hay de todo, desde doctores en ingeniera hasta gente sin la eso, buenos y malos profesionales, gente que se deja el pellejo y gente que va a trabajar lo que le piden sin aportar nada… Ninguno, de unas 30 personas así que me ha dado por hacer una lista rápida, repito ninguno tiene un trabajo estable, y ninguno cobra más de 1100 euros. Por el otro lado claro que hay jefes que lo están pasando mal, entendiendo por mal que están ganando menos que antes, en pocos casos (por que no se me viene ninguno a la cabeza de estos que describo) lo están pasando peor o siquiera igual que cualquiera de nosotros, la mayoría de ellos están igual o mejor que antes en lo económico y con el plus de la leyes laborales más a su favor.

    • Habrá casos supongo. Pero si esa fuese la realidad general no estaríamos en crisis… Por lo general, a todo el mundo le va mal, por eso hay menos trabajo y por eso los que trabajamos ganamos muy poco, así de simple.

      Hay gente mala y gente buena, pero no convirtáis esto en una lucha de clases porque saldremos perdiendo todos. Cada parte (Empresario/empleado) tienes sus ventajas y desventajas. Ejemplo: Cuando a un empleado le echan, en el peor de los casos, se queda sin trabajo y sin paro. Cuando un empresario fracasa, a parte de sin trabajo y sin paro, habrá perdido sus ahorros. No pretendo dejar a ninguna parte por encima ni por debajo, pero para ser justos con los juicios y mirar desde todos los puntos de vista.

  • No se trata del lugar donde estas, se trata de las mentalidades que se tengan……y aprovechados hay en todos los sitios de España, y la excusa perfecta la dichosa crisis…..anda que no la van a explotar .
    Alguien recuerda como eramos antes de la crisis…..pues eso, querían hacer este tipo de políticas desde hace mucho tiempo y el rollo de la crisis les ha venido como anillo al dedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *