La estrategia SEO que no caduca

La estrategia SEO que no caduca

Imagen principal sobre estrategia SEO

Lo que necesitas para tener un buen posicionamiento en Google

  1. ​Introducción
  2. ​La experiencia de usuario
  3. ​Claves para escribir bien
  4. ​Introducir los enlaces con inteligencia
  5. ​El problema del clickbaiting
  6. Conclusiones

Introducción

Los que nos dedicamos al posicionamiento web solemos cambiar de estrategia SEO con cada nueva actualización del algoritmo de Google. En cada ocasión encontramos miles de artículos de agencias de marketing y freelance que explican el nuevo secreto.

La realidad es que nadie sabe cuáles han sido los cambios concretos y debemos acudir, como en cualquier otro campo de la vida, al sentido común. Por norma general, aquellas tácticas encaminadas a trampear a la máquina acaban siendo descubiertas y eliminadas al siguiente año.

Por ello, hoy pocas empresas se dedican a hacer linkbuilding –curiosamente, donde yo empecé- de forma indiscriminada en artículos y comentarios. O tampoco se tiene tan en cuenta la extensión del texto, que haya contenido multimedia o la repetición de keywords.

Tras varios años de prueba y error, he llegado a una conclusión básica:

El texto que mejor funciona en Google es aquel que mejor está escrito

La experiencia de usuario

Por supuesto, hay mil condicionantes. Desde las palabras clave utilizadas al formato o los aspectos técnicos como el tiempo de carga de la página. Pero no podemos olvidar una de las claves más importantes: la experiencia de usuario.

Volvemos, por supuesto, al sentido común. No escribimos para el vacío y no debemos redactar para Google. Estamos escribiendo para personas concretas que, como tú, se encuentran detrás de la pantalla. Yo te estoy escribiendo a ti, aunque use la primera del plural y no la segunda del singular como recomiendan los expertos.

Y lo que tengo que hacer es satisfacerte. Has entrado en mi post buscando una estrategia SEO para utilizar en tus textos. Y yo tengo que proporcionártela. Escribir esta larga introducción puede hacer que muchos de los que lleguéis aquí abandonéis antes de llegar a ella.

Estoy seguro que alguna vez habéis buscado una receta y os ha aparecido una larga introducción antes de la lista de ingredientes y la forma de cocinarla. Esta práctica se hace para mejorar el posicionamiento y durante mucho tiempo funcionaba a la perfección.

Pero ya no. Y es que si el usuario entra y se va por no encontrar lo que necesita, Google te va a penalizar. Igualmente va a bajar tu puesto si tu página no está bien redactada o no está maquetada adecuadamente. Todo lo que sea mejorar la forma en la que el usuario accede a la información va a venirnos muy bien.

Claves para escribir bien

Y llegamos a lo que nos importa. Queremos hacer un artículo que se mantenga en las primeras posiciones de Google los próximos años. ¿Cómo lo hacemos?

La respuesta es simple. Crea contenidos de calidad y dale a tu público lo que está buscando.

Últimamente se está hablando mucho de la necesidad de crear textos con frases cortas, quitando los puntos y seguidos y, prácticamente, hablando como un indio. Como en el caso del clickbaiting, del que hablaré más adelante, yo no lo recomiendo.

Si alguno utiliza el plugin Yoast SEO, el más sencillo para escribir en WordPress, os habréis dado cuenta que es muy complicado conseguir que el semáforo se ponga en verde en el apartado de legibilidad.

No os preocupéis, no pasa absolutamente nada porque tengáis una frase subordinada, un párrafo de tres frases o un único ladillo para un apartado de más de 300 palabras. La idea básica es:

Si pareces gilipollas es que no estás escribiendo bien

Eso no quiere decir que ladillos y titulillos, vídeos, fotos y demás parafernalia sobren en un buen artículo. Pero no nos volvamos locos. Aunque el plugin no lo sepa, saturar tampoco es una buena idea.

Introducir los enlaces con inteligencia

Algo parecido pasa con los enlaces. No es necesario enlazar a diestro y siniestro para tener una buena posición. Cuando me documento en Google cada día para escribir los textos que me han encargado mis clientes os puedo prometer que en el 90% de las primeras posiciones no hay un solo enlace externo.

Los que redactamos online sabemos que estamos en el mundo de la hipertextualidad. Los enlaces en la red son la nueva forma de poner bibliografía. Por ello, no digo que no uséis enlaces. Utilizadlos cuando tengan sentido.

Tampoco podemos olvidar que al utilizar un enlace estamos utilizando la autoridad del site en nuestro beneficio. Y ocurre lo mismo en el sentido contrario si enlazan nuestra entrada. Pero, de nuevo, volvemos a la experiencia de usuario. Si el enlace no tiene sentido, la estrategia no vale para nada.

Si yo enlazo El País aquí porque tiene un tráfico estupendo, va a resultar completamente indiferente. Y, además, El País no lo necesita. De todas formas, un sitio web de una temática especifica (la de nuestro artículo) funciona incluso mejor que uno generalista con millones de visitas.

En definitiva, pon enlaces en tres supuestos:

1. Cuando tengan valor para el usuario.

2. Cuando sea necesario señalar la fuente de información (exclusivas externas, citas…)

3. Cuando pueda beneficiar a una web amiga (siempre que tengan sentido).

El problema del clickbaiting

Para mí, el clickbaiting es el gran cáncer de la información en Internet. Para los que no sepáis lo que es, se trata de aquellos artículos titulados de forma sensacionalista o que son compartidos creando una expectación que luego no es real.

Seguro que estáis hartos de verlo en las redes sociales. Por ejemplo, “Pillan a David Beckham desnudo”. Y pinchas y en realidad está sin camiseta, como estás harto de verlo en publicidad desde hace siglos. O “El sorprendente zasca de Errejón a Pablo Iglesias”. Te llama la atención, pinchas y es una absurdez enorme.

No lo hagas. Tiene sentido que lo hagas si eres Cromosoma X o El Huffington Post, los dos referentes en este tipo de titulares, porque vives de la publicidad y necesitas mantener un número constante –y creciente- de visitas. Pero no te va a ayudar en Google.

Y no solo no te va a ayudar en Google sino que va a espantar a tus lectores y posibles suscriptores. Va espantarlos porque pueden caer una, dos y tres veces pero a la cuarta vez que entren y se sientan subnormales por caer de nuevo dejarán de hacerlo.

Y eso es algo que no queremos si nuestro objetivo es tener visitas recurrentes, algo que también va a ayudarnos en nuestra estrategia SEO, y convertirnos en un referente para nuestros usuarios en nuestro sector. O ganar suscriptores. O que nos compren uno de nuestros productos.

Conclusión

En conclusión, si queremos ganar visitas en Google, pensemos en las personas a las que nos dirigimos. No escribamos como si estuviéramos en preescolar. Nuestra audiencia no es tonta.

El continente es importante y maquetar los textos y hacerlos bonitos ayudará a mantener los usuarios en tu página. Pero si el texto no es bueno, el continente deja de importar.

Entre continente y contenido, prima más el contenido.

Por ello, échale tiempo. Y si lo encargas págalo a buen precio para tener garantía de calidad. Los redactores también comemos y dependiendo de lo que nos pagues podremos dedicarle más o menos tiempo a tu encargo.

Y, sobre todo, recuerda:

Busco algo. Dámelo.

EXTRA

Si has llegado hasta aquí, tengo un regalito para ti. GRATIS mi guía SEO para los plugins Yoast SEO y All in One SEO en WordPress.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *