ISIS y las verdaderas preguntas

Que ISIS es fruto de (el apoyo estadounidense a) la primavera árabe es algo que nadie discute. Que funciona gracias al apoyo de Arabia Saudí y las monarquías petroleras del Golfo Pérsico tampoco. Todos sabemos de dónde vienen las armas (UE, EEUU, Oriente Medio) y cómo se pensaba que era bueno tener un estado fuerte en la zona que pudiera enfrentarse a Irán y que fuera aliado (el socialismo árabe de Baas de Siria, Egipto, Iraq etc… coqueteaba más de lo conveniente con Rusia y China). Hace un rato leía como defendía mi tocayo Pablo Suanzes en la revista 5W que nadie se estaba haciendo las verdaderas preguntas y que el ISIS hacía tiempo que operaba en Europa y decidí escribir esta entrada.

Yo, por el contrario, creo que no solo las preguntas, sino también las respuestas están ahí delante desde hace mucho tiempo. Yo las leo a diario en redes sociales, incluso en opiniones de personas alejadas del periodismo y el análisis político. Es verdad que los atentados de París han sacado la islamofobia y los peores sentimientos de muchos de nuestros compatriotas pero no deja de ser cierto que también me ha sorprendido ver que, al menos en mi entorno, hay más sentido común del que sospechaba. Como pasó tras los atentados del 11M cuando los españoles decidieron que nos lo habíamos buscado por meternos en una guerra ilegal en la que no pintábamos nada.

Hace tiempo que me di cuenta que, ciertas o no, las historias sobre atentados de bandera falsa no son necesarias para analizar la situación. Así que dejémoslas al margen para contextos privados. Solo basta hacerse una pregunta y pensar en frío: ¿quién han sido los beneficiados? También, por supuesto, hay que tener en cuenta que las cosas no salen siempre como parecen.

En el caso del 11S, por ejemplo, la Administración Bush salió increíblemente bien parada. Sus índices de popularidad -que estaban por los suelos- subieron espectacularmente, las empresas de los miembros de la Administración se quedaron los contratos en Afganistán e Iraq, consiguieron el acceso al gas y al petróleo de ambos países, etc… Recordemos que con mentiras -las inexistentes armas de destrucción masiva de Husseim-,con mucha propaganda falsa -sirva como ejemplo el caso de la chica kuwaití de la Primera Guerra del Golfo y los falsos bebés asesinados- y un interminable etcétera que todos conocemos.

Recordemos lo que vimos después: las nuevas normas antiterroristas que justificaron la eliminación de muchos de nuestros derechos y libertades, véase la Ley Mordaza española como una de sus últimas consecuencias.

El paraíso europeo no existe

Decía Suanzes en su artículo que la gente no entiende como esos chicos y familias europeos se unen a ISIS y deciden odiar a la civilización europea. Pienso que quién no lo entienda no vive en el mundo real y aún menos puede bajar al mundo real de un chico musulmán de raíces sirias o norteafricanas y que ve cada día como el cuento francés de la igualdad, libertad y fraternidad no es más que una gran mentira. Nunca va a ser igual que un francés y nunca le van a tratar como a un igual. Y aquí tampoco. Salvo que vengas de Arabia Saudí o los Emiratos con un bolso de Gucci lleno de petrodólares (los que luego financian a ISIS) a pasar una semana en Marbella.

También yo he vivido esa situación como chico blanco católico de barriada de protección oficial de la ciudad con más desempleo de Europa. Si eres pobre, los valores europeos ya no existen. Y los datos siguen aumentando cada vez más la brecha entre pobres y ricos. Yo lo volví a vivir al abandonar la universidad y ver cómo no teníamos ningún futuro. No me resulta difícil pensar en que alguien se agarre a una tabla de salvación, por mucho que a nosotros esa tabla nos parezca ensangrentada. Todos queremos ser especiales y cumplir nuestra misión divina.

Yo lo entiendo y soy blanquito y nadie me grita “moro de mierda” por la calle o se cambia de acera cuando me ve acercarme. 

De hecho, también nosotros estamos hartos de ver cómo gente se une al Opus o al Camino Neocatecumenal, o a otras sectas no cristianas y se dejan comer la cabeza, aún siendo también de familias europeas, inteligentes y universitarios. ¿Por qué no lo van a hacer aquellos que son discriminados, no olvidemos la subida de la ultraderecha en Francia con Le Pen o en Alemania con los refugiados- y a los que la sociedad le está recordando continuamente que no son franceses/alemanes/españoles de pura cepa como ellos, que son moros de mierda?  Si hasta vivimos lo mismo (en su correspondiente escala) los andaluces en Madrid y Cataluña, por ejemplo.

Creo que es hora de desterrar:

1) La incapacidad de entender por qué alguien se une al ISIS

2) La idealización de la situación europea. No somos el paraíso que vendemos ser.

Las verdaderas preguntas sobre ISIS

Dicho esto, hay preguntas que si que me hago y que me gustaría traer al debate sobre ISIS.

  1. Teniendo en cuenta que todos sabemos quién financia a ISIS, ¿qué se está haciendo para evitarlo? ¿Por qué no se hace más?
  2. Teniendo en cuenta que todos sabemos quién da las armas a ISIS, ¿qué se está haciendo para evitarlo?
  3. ¿Cuántos derechos fundamentales más vamos a dejar que nos roben en nombre de la guerra antiterrorista que nosotros mismos hemos creado?
  4. ¿Alguien va a proponer medidas para luchar contra la pobreza y el desempleo aunque sea para evitar que luego vengan a matarnos?
  5. Hablemos de Arabia Saudí y otras monarquías del Golfo Pérsico. ¿Se hablará alguna vez (por parte de los que importan) de sus atropellos a los derechos humanos, tan espeluznantes como los de ISIS? ¿O de su apoyo al regimen talibán?
  6. ¿Vamos a dejar alguna vez de financiar golpes de estados encubiertos (primavera árabe) e intervenciones militares en nombre de una “democracia” manchada desde el primer momento y que en realidad significa “vamos a meter a nuestras empresas en estos países”?
  7. ¿Existe alguna sola persona en el poder que le importen las víctimas civiles o son todos unos psicópatas, ayudados por las psicopáticas corporaciones multinacionales en buscar de aumentar mercado y beneficios?
  8. ¿Importarán alguna vez las víctimas en África?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *