Escribir para vender: España vs USA

escribir para vender

A los que nos dedicamos al marketing online, no nos queda otra que escribir para vender. Ya sea por medio de los textos de nuestra página web, las entradas de nuestro blog, los leads o nuestra estrategia de email marketing.

Curiosamente, en los últimos años cada vez se estila más una forma más agresiva, proveniente de EE.UU. No es la primera vez que escucho que allí “están más avanzados”. Que saben cómo hacer las cosas mejor. Que debemos copiar su modelo.

De pronto, nos encontramos con supuestos profesionales que te saturan con sus ofertas de venta. Otros, tratan de venderte formación para escribir para vender como los que saben, los norteamericanos.

Personalmente, creo que es un error. Si realmente quieres llegar a tu público, tienes que usar sus códigos. Escribir para vender a lo estadounidense funciona, evidentemente, en los Estados Unidos. En España, esta forma de vender la sentimos como spam y, a veces, hasta acoso.

dependiente

Cristina Rivera – Flickr

Vende como quieres que te vendan

Creo que una de las cosas que hace que se me dé bien escribir para vender es que no me gusta que me vendan. Odio cuando entro en Springfield, por ejemplo, y tengo a un empleado detrás todo el rato preguntándome si quiero algo. Qué me dejes en paz. Eso quiero.

En Internet, vender es algo parecido. Debemos dejar las cosas a la vista. Todo tiene que estar claro y bien explicado. Tenemos que tener seguridad en nuestro producto y servicio y en lo que puede aportar al comprador. Y lo podemos explicar. Pero nuestro cliente no es tonto. No necesita que repitamos lo mismo cientos de veces.

Es igual que cuando vemos realitys o documentales estadounidenses y nos satura la cantidad de resumenes y recaps que hacen. Ellos necesitan que le recuerden a cada momento por qué están ahí. Nosotros no. Funcionamos de otra manera. Nuestra psicología de consumo es diferente. Somos compradores menos compulsivos, más reflexivos y ahí es a donde debemos dirigirnos.

No debemos estar agobiando a cada momento, con promociones, cuentas atrás o descuentos imposibles. Ni que regalemos cosas de muy alto valor. ¿Me dices que me gaste 400€ y me das regalos por valor de 900€? Esto es muy común en el marketing online y cualquier persona mínimamente analítica verá que es absurdo. No me lo creo.

Quiero gente a la que le guste comprar gracias a mis textos, que se encuentre cómoda, que me recomiende a otras personas. Así, a través del boca a boca y de una estrategia SEO cuidada, he conseguido llegar a tener lista de espera. Sin vídeos, sin programas de formación, sin peloteo a otros profesionales. Solo por el valor de mi trabajo.

Susociodenegocio.com

Piensa global, vende local

Estamos en el mundo de la glocalización. Este concepto antropológico habla de la puesta en valor de lo local en un mundo global. Ahora que todo es lo mismo, lo que ha conseguido mantener su identidad es revalorizado.

Si quieres vender en Internet no tienes que pensar en las grandes empresas de Estados Unidos. Empresas con las que no vas a poder competir por precios ni logística. Tienes que pensar en lo que te diferencia. Conoce a tu público mejor que la multinacional de turno, igual que tu frutero sabe exactamente lo que te gusta.

No te olvides de EE.UU., Alemania o Inglaterra. Utiliza sus herramientas, toma las ideas que te vengan bien. Pero NO copies. Cuando yo veo una página de venta norteamericana me suelo escandalizar. Nuestros códigos son diferentes. Nuestra relación con el dinero es diferente. Nuestra psicología es diferente.

Allí es todo es como “Cómprame”, con colorines, brillos y destacados en cada rincón. Aquí es, observa, infórmate, comprueba y, si quieres, tengo el producto para ti. Tú me estás haciendo el favor a mí. No te lo hago yo al venderte lo que vendo.

Olvídate de psicologías baratas de cursos de coaching de fin de semana y utiliza el sentido común. Piensa en cómo te gusta comprar y aplícalo. Piensa en las personas que componen tu público objetivo de tu entorno. Pregúntales. No hay más.

Estados Unidos no va a salvar tu ecommerce pero puede que la mercería de la esquina si que lo haga.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *