¿Es mejor actor un hombre que una mujer?

El machismo está tan dentro de todos nosotros que muchas veces no somos capaces de darnos cuenta. Ayer debatía con una amiga sobre lo ridículo que me parecía que Rooney Mara estuviera nominada a mejor actriz de reparto por Carol cuando era evidente que es la protagonista, aún más que Cate Blanchett, ya que la historia está contada a través de sus ojos. Sabemos que es una treta de la productora -encargadas de proponer los nominados- para tener más posibilidades pero, en mi opinión, desvirtúa completamente el premio. Que gane el Oscar a la Mejor Actriz de Reparto una protagonista es una ofensa directa a las actrices de reparto y a la misma actriz, que no tiene suficiente caché para pelear por el premio que le corresponde.

Pensando en estos temas me di cuenta de algo que jamás había pensado. Lo absurdo que es que haya una categoría a mejor actor y actriz diferenciada por género. Entiendo -a medias- que se hagan estas diferenciaciones por género en las competiciones deportivas -algunas- ya que las marcas entre géneros son muy diferentes, pero en una película o en cualquier otra categoría artística no tiene ningún sentido. Es como si diéramos una premio de literatura o pintura diferente si estamos hablando de un autor o de una autora. Al fin y al cabo, no hay premios separados para mujeres guionistas, directoras de cine, maquilladoras, etc.

isabel-coixet-goya-2012_ampliacion

Isabel Coixet | Fotogramas

Las posibles soluciones

Parece ser que no soy el primero que ha pensado en esto. Ayer mi amiga me pasaba este artículo de The Guardian de 2002 (y anteriormente publicado en el New York Times) donde se argumentaba a favor de la eliminación de la categoría a mejor actriz, haciendo una nueva y única categoría unisex. Ante el argumento común de que las mujeres tendrían menos posibilidades porque la Academia está formada mayormente por hombres blancos, Daniel Radosh, el autor del artículo, defiende que es lo mismo que ocurre con los actores y actrices negros, que cada uno tiene que competir con 300 blancos y a nadie le importa una mierda.

Daniel se había adelantado catorce años a la polémica que estamos viviendo en la actualidad por la nula presencia de nominados afroamericanos en los Oscar de este año. Me parece estupendo que se denuncie así que aprovecho para denunciar esta otra situación en la que hay una discriminación de género evidente, como si una mujer no pudiera ser mejor actriz que el mejor de los actores. Solo este año y hablando de los Goya, Natalia de Molina e Inma Cuesta estaban diez veces mejor que los nominados varones todos juntos. Puede que sea probable que aun así, al ser los académicos hombres en su mayoría, las mujeres estuvieran infrarrepresentadas, pero también esa situación ayudaría a denunciar su situación en el cine, como ha pasado con los actores afroamericanos en EEUU, y a crear consciencia sobre la misma.

Otra posible solución sería la creación de cuotas. Aquí se me ocurren varias posibilidades. Desde la creación de nuevos premios como a la mejor dirección femenina, algo que sin duda ayudaría a potenciar la labor y el reconocimiento de las mismas, hasta que hubiera, por ejemplo, que nominar a dos hombres y dos mujeres, o tres y tres, en el premio, que finalmente se llevara uno de ellos, independientemente de su género.

Como hasta ayer no había pensado jamás en este tema no tengo muy clara mi opinión, salvo que no me gusta la situación actual, así que me gustaría abrir debate y saber qué pensáis vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *